Podemos Cantabria

Podemos Castro Urdiales critica el retraso de las obras de recogida de aguas pluviales

Podemos Castro Urdiales critica el retraso de las obras de recogida de aguas pluviales

Podemos Castro Urdiales critica el retraso de las obras de recogida de aguas pluviales

Podemos Castro Urdiales ha criticado el retraso en las obras de recogida de aguas pluviales en la localidad, que comenzaron el pasado mes de mayo y que aún están a medio concluir. Además, censuran que los trabajos se adjudicaron con una baja temeraria del 40%, lo que ha contribuido a demorar la conclusión de la misma. Tal y como se recuerda desde Podemos Castro Urdiales, el pasado 16 de mayo comenzaron las obras para la recogida de aguas pluviales en las calles Venancio Bosco y Bajada del Chorrillo en la localidad castreña. Con esta obra se pretende eliminar las inundaciones que se producen regularmente en la rotonda de la confluencia de las calles La Ronda, Silvestre Ochoa, Santander, Bajada del Chorrillo y San Francisco.

La actuación consiste en tender un colector longitudinal y cinco trasversales para la recogida de aguas pluviales en la calle Venancio Bosco; en la calle Bajada del Chorrillo se ha tendido otro colector longitudinal y cinco trasversales. Ambos colectores confluyen en la convergencia de ambas calles con la calle Aranzal, por donde se tenderá el colector que conducirá las aguas pluviales recogidas hasta el tramo soterrado del regato Aranzal situado en la esquina con Leonardo Rucabado, junto al CEIP Campijo. Justo en la foto de abajo. En la calle Aranzal se está procediendo a tender el colector general y se han instalado, de momento, otros cuatro colectores trasversales.

Han transcurrido más de 100 días para tender el aún inacabado colector de 400 metros escasos, parece un tiempo demasiado prolongado. Para Podemos, es cierto que en la esquina de la calle Aranzal se ha encontrado piedra en la excavación, algo frecuente por cierto, en cualquier obra de ese tipo, que puede estar ralentizando la obra. Pero no es menos cierto que en el último mes solamente se han excavado 30 metros de zanja en esa zona, estando la obra en ese lugar más días parada que con actividad.

En cada uno de los extremos de los colectores trasversales se han instalado un imbornal (rejilla para la captación de agua) minúsculo, de 37,5 centímetros de largo por 12,5 centímetros de ancho, que parece insuficiente para captar todo el agua que se desliza por la escorrentía de la calle Venancio Bosco. Cuando en invierno llueva tres días seguidos, el caudal será mayor, el problema se agudizará y el exceso de agua que no puedan captar los imbornales acabará donde siempre, en la rotonda de la gasolinera de San Francisco.

Aprovechamos la ocasión para sugerir que las infraestructuras municipales deben ser mantenidas por quien corresponda en el mejor estado de conservación posible. Ya que hablamos de imbornales, muchos de los existentes en Castro Urdiales parecen maceteros con plantas ornamentales en lugar de elementos de recogida de aguas pluviales.

La obra de recogida de aguas en la zona del Chorrillo se presupuestó en 179.386,41 euros y se adjudicó en 109.021 euros. Una reducción entre ambas cantidades del 39 % sugiere una baja temeraria en el precio de adjudicación, circunstancia que están sufriendo los vecinos de la zona con la prolongación excesiva de una obra muy menor, pero que genera suciedad, molestias a la circulación, vibraciones y ruidos muy elevados. Y que presumiblemente no logrará solucionar el problema porque su ejecución técnica no parece la más adecuada.

Además, las bajas temerarias suponen, entre otras perversidades laborales, que el empleo que generan suele ser de escasa calidad. En ocasiones, se llega al extremo de que los operarios que trabajan agujereando una tubería de cemento con una rotaflex no llevan ningún tipo de equipo de protección individual, como en este caso, para manos, boca, nariz y ojos. En esas condiciones, los accidentes laborales son cuestión de estadística.

La obra aún no está acabada y se está a tiempo de corregir un error que puede convertirla en fallida. Para ello, Podemos Castro Urdiales sugiere dos alternativas:

1. que se sustituyan los 28 pequeños imbornales colocados por otros de, al menos, un metro de anchura.

2. que se instalen rejillas transversales en la parte más baja de la calle Venancio Bosco y en la convergencia de la calle Bajada del Chorrillo con la anterior. De esa forma, se recogería en ese lugar la cantidad de agua que haya superado los imbornales encontrados en su camino. Y que las rejillas que se instalen no constituyan ningún peligro para los ciclistas.

Y, como hicimos anteriormente, desde Podemos Castro se sugiere que estas infraestructuras también deben ser mantenidas, en condiciones óptimas, por la empresa obligada a ello para conseguir que cumplan eficazmente con su tarea. Que no estén obstruidas por todo tipo de porquería. Preocupa que los bomberos, en una emergencia, deban añadir a su trabajo el no ha realizado quien tenía la obligación de hacerlo, como ocurrió recientemente cuando reventó la tubería de agua potable frente al colegio Arturo Dúo.

Por otra parte, durante las obras en la convergencia de las calles Bajada del Chorrillo, Aranzal y Venancio Bosco, han roto una tubería de fibrocemento que conduce aguas fecales. La tubería, de unos 30 centímetros de diámetro, permaneció 3 días rota a cielo abierto, incluyendo un fin de semana completo, en un lugar donde la densidad de tráfico es elevada y la situación de la avería complicaba mucho la circulación.

La dirección en la que circulan las aguas fecales hace sospechar que desagua en el tramo del regato Aranzal que está soterrado. Regato que desemboca en el puente de tabla de la playa del matadero, playa que este año ha “recuperado” la bandera azul.

Tal como ocurrió recientemente en las obras de recogida de aguas pluviales de El Hoyo (plaza de toros), estas obras se están alargando sine die y causando demasiadas molestias a los vecinos y al tráfico rodado de la zona.

Situación que se agrava con accidentes imprevistos, como la rotura de la tubería de agua potable que atraviesa la calle Venancio Bosco, el pasado 23 de agosto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies